viernes, 26 de septiembre de 2014

Piedra Shungit, Shungita o Piedra Áspid



"Lo único que me sorprendió al verla, fue la estacada 
en el precio por un mero trozo de carbón..."
Célica/Soldream






Apariencia General 
Asemeja a un trozo de carbón negro, mate, ligero, cálido, a menudo con imperfecciones o intrusiones metalizadas con un brillo similar a la pirita, o finas líneas blancas o grises. Suave al tacto, aunque es blanda, ya que se desgrana con facilidad (mancha). Los ejemplares pulidos son especialmente brillantes, y a pesar de que no son metálicos, el brillo de sus caras es comparable al del hematites. A menudo intentarán darnos el pego con azabache. Los ejemplares cristalizados sí tienen un aspecto más metálico y son bastante particulares y difíciles de confundir. Como es blanda es muy maleable, y se puede encontrar casi en cualquier forma: esferas, pirámides, colgantes, engarzados, a granel, etc…

Rareza
Rara, pero últimamente está tan de moda que puede encontrarse con cierta facilidad. Aunque es desorbitadamente cara.

Procedencia
Rusia.

Signo del Zodiaco
Capricornio.

Atributos
Se les da bastante bombo a las propiedades de la shungita, y muchos la consideran una “maravilla de la naturaleza”. Se la conoce como “piedra inteligente”, ya que por lo visto es capaz de adaptar su vibración a la de las personas que las tocan gracias a su capacidad como conductora. Eso hace que se reactiven nuestros circuitos energéticos por sí solos, y por ende, sea especialmente útil a la hora de proporcionarnos energía, combatir la fatiga y activarnos tanto a nivel físico como energético. Resuena especialmente con el chakra base, ya que su elemento inherente es la tierra. No obstante es especialmente útil a la hora de sanar y reestructurar el chakra corazón, ya que nos permite estar en perfecta armonía interior, y actúa como escudo protector, principalmente de fuerzas perturbadoras activas. A nivel psicológico, ayuda a mitigar el cansancio emocional y la ansiedad. Mejora la concentración y la motivación. Además, debido a su increíble capacidad para absorber energías negativas (muchos la llaman “agujero negro”), nos deja ver la felicidad detrás de todos los problemas que parecen avasallar nuestra vida. Nos brinda seguridad y calma para afrontarlos, reencontrar el “norte” cuando nos perdemos, y buscar la felicidad propia y la de los demás. Repara, regenerando progresivamente esas situaciones que nos generan debilidad o fragilidad. También absorbe las energías electromagnéticas residuales o perturbadoras del ambiente, neutralizándolas y evitando que su negatividad nos afecte. Al igual que la obsidiana, puede absorber grandes capacidades de negatividad sin irradiarla, pero aún así es conveniente limpiarla a menudo.

Curación
Alivia los dolores causados por artrosis, artritis y reumatismo. Regula el ritmo cardíaco. Su elixir se usa para sanear la piel, curar heridas, picaduras de mosquito y sanar cicatrices mal curadas.

Posición
Sobre la zona dolorida para mitigar el dolor. Sobre el chakra corazón para activar su escudo protector. A la altura del timo para estabilizar nuestros circuitos energéticos y atraer la calma.

Rituales
Se usa a menudo en rituales para limpiar el aura, y también como purificadora de agua (100g de shungita en un litro de agua durante 72 horas, se supone que la filtra y le da propiedades depurativas y bactericidas, amén de quitar los sabores y los efectos del cloro y otras sustancias químicas del agua potable). También se entierra o se usa en rituales relacionados con la purificación o fertilización de la tierra.

Limpieza y Recarga
Cualquiera vale, aunque por mi experiencia, responde mejor a las limpiezas con el elemento tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario