martes, 30 de abril de 2013

Halita, Sal Gema o Piedra de Sal



"Sabe salado. Sí, la acabo de chupar. Mi profesor
de Geología decía que había que chupar las piedras... True Story."
Célica/Soldream





Apariencia General 
Piedra cristalina, blanca y translúcida, de tacto áspero, no muy frío. Parece que hayan intentado hacer un cubo con ella, pero le falta un buen trozo. Ligera, si la chupas o te chupas los dedos al tocarla sabe a salado (normal, es un enorme pedazo de sal). Es muy frágil y blanda, se rompe con facilidad, tiene un punto de fusión bajo, y se disuelve con mucha facilidad en agua.

Rareza
Fácil de conseguir.
Procedencia
Por todo el mundo.

Signo del Zodiaco
Géminis, Virgo.

Atributos
Purificadora básica y universal. Se la relaciona con el elemento tierra principalmente. Lo cierto es que dependiendo de la religión o práctica pagana que uno busque, este mineral tan esencial puede adquirir múltiples propiedades. A menudo se usa para limpiar energías, objetos mágicos o de significado simbólico, y círculos de invocación. De hecho no es inusual crear círculos con la sal, aunque formarlos es un trabajo que requiere maña y paciencia, y hay que ser muy cuidadosos para no estropearlos durante el ritual. Generalmente se utiliza para purificar el agua, y para facilitar que las energías la recorran (la energía, como la electricidad, recorre mejor el agua salada que la dulce porque es mejor conductora). A veces la salpicadura de agua salada con ramas de olivo o romero se usa para limpiar el aura, para bendecir a los integrantes de un ritual o para hacer alguna petición a una deidad. Se debe decir que los cristales grandes de sal gema tienen la cualidad de emitir una vibración purificadora que hace que su mera presencia en la habitación empiece a tener efectos positivos. Nos libra de envidias y sentimientos negativos. Termina con las malas manifestaciones en general: rachas de mala suerte, el mal de ojo, aleja los malos espíritus, neutraliza malas vibraciones y secuelas emocionales de algún daño que os hayan hecho (o que hayamos hecho), poniéndoles fin. La sal refinada no es la más indicada para trabajar, porque ha perdido la mayor parte de sus propiedades. Se recomienda sal gorda (sal de mar) para diluirla en agua, o cristales de sal grande para hacer rituales donde no sea necesario mezclarla con agua.

Curación
Excelente purificadora astral y desinfectante. La sal, el cloruro sódico de toda la vida, es una de las principales fuentes de minerales que nuestro organismo necesita. Es una fuente de energía esencial para nosotros, y nos proporciona equilibrio homeostático. Es el equilibrador natural de los organismos vivos, por lo que es muy importante mantener nuestros niveles salinos internos bien balanceados para gozar de una salud fuerte, y para mantener nuestro sistema inmune activo. Aunque ahora se rece que la sal es “mala” para la salud y el colesterol, no hay que dejarse engañar por la publicidad: la sal, como todo en esta vida, sólo es dañina en exceso.

Posición
La sal tiene especial influencia sobre el chakra raíz y el chakra del poder, pero actúa en todo el organismo en general. El efecto purificador siempre es mayor cuando se mezcla con agua y se salpica por todo el círculo o el altar. Las sales perfumadas para baño son una opción excelente para limpiar nuestro cuerpo y nuestra alma, y para relajarnos. Trabaja muy bien con cualquier otro mineral, se una piedra bastante amigable.

Rituales
La práctica de magia con sal es una de las más básicas de cualquier religión o práctica pagana, y son tantísimas sus utilidades que enumerarlas es casi imposible. Se remonta a culturas milenarias, como la de los sumerios, los egipcios, los asirios y los griegos. En realidad, estos pueblos valoraban infinitamente este elemento, ya que les permitía purificar el agua, conservar la carne y el pescado, realzar el sabor de las comidas y curar heridas. Además, algunos pueblos, como los hebreos, los griegos y los romanos también emplearon la sal, en muchos de sus sacrificios. Del mismo modo, si quieres proteger y aumentar tus finanzas, se recomienda arrojar tres puñados de sal sobre el fuego, a primera hora del día, concentrándote en tu objetivo.

Limpieza y Recarga
Cualquiera vale, excepto el agua, porque se disuelve. Precauciones con limpiezas de calor o fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario